Oficinas abiertas: ¿son menos productivas?

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Las empresas que tienen en sus instalaciones oficinas abiertas, sin oficinas particulares ni puertas ni paredes, podrían ser menos productivas que aquellas que tienen oficinas con diseños tradicionales cerrados. Esta aseveración es contradictoria a la tendencia que empuja a las empresas a derribar paredes, pero está respaldada por una serie de nuevos estudios.

oficinas abiertas

El diseño de oficinas abiertas, según diversos estudios y las propias empresas con oficinas diseñadas así, promueve la comunicación, la creatividad y una estructura más horizontal. Las oficinas corporativas de empresas globales como Google y Facebook son famosas por sus diseños abiertos, mesas de ping pong y billar y hasta toboganes. En el Perú otras empresas han adoptado diseños similares, como Pfizer, Pacífico y muchas otras. En Pfizer, por ejemplo, las oficinas de los gerentes pueden también ser utilizadas por grupos para reuniones debido a que no hay propiedad sobre los espacios de trabajo. Incluso el sistema coworking tiene también espacios abiertos.

El BBVA Continental aplicará desde este año este modelo, llamado Open space, que es parte del modelo corporativo del BBVA a nivel global. Éste ya existe en España, México y Chile. De acuerdo a un comunicado del banco a esta revista, “este modelo proyecta un sentido de horizontalidad en la organización y promueve la transparencia y la integración, así como fomenta la colaboración y la comunicación”, además de la productividad. Con él se ahorra hasta 30% en energía debido al empleo de luminarias que emiten menos calor.

¿Mayor productividad?

En países con mayor experiencia en oficinas abiertas, como Estados Unidos, donde el 70% de oficinas no tiene divisiones (o, si las tiene, son bajas), recientes estudios y encuestas señalan que estos diseños más bien reducen la productividad de los trabajadores. Los principales resultados de encuestas a trabajadores arrojan que los principales problemas son la bulla y la falta de privacidad, que según psicólogos que estudian estos fenómenos reducen la concentración, la capacidad de atención, la creatividad y hasta la confianza y la cooperación.

oficina abierta

El estudio más comprehensivo es el del psicólogo organizacional Matthew Davis, quien ha analizado más de cien papers sobre ambientes de oficina. Davis concluye que las oficinas abiertas son un símbolo de innovación e informalidad, pero en realidad aumentan el estrés, reducen la motivación y la concentración de los trabajadores. Un estudio de la Academy of Management de Estados Unidos señala que la privacidad es un ingrediente crucial para la productividad, y que las oficinas abiertas, por tanto, son menos productivas. La falta de privacidad genera hasta un 29% más de interrupciones, según un estudio de la Universidad de California (Irvine). Asimismo, el psicólogo Jan Pejtersen halló en Dinamarca que quienes comparten mesas u oficinas son un 50% más propensos a ausentarse por enfermedad, pues los virus se esparcen más rápidamente. Quienes se aíslan con headphones no son necesariamente más productivos. Según el psicólogo Nick Perham, usarlos reduce la acuciosidad.

La cooperación y la cercanía a los colegas —que supuestamente se promueve en oficinas abiertas— se reducen debido a una menor sensación de confianza, de acuerdo a una encuesta de la Auckland University of Technology. De hecho, este estudio halló que quienes tienen oficina propia suelen tener mayores niveles de concentración y tienen una mejor relación con sus colegas.

Fuente: semanaeconómica.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail